Lipoescultura sin cirugía

Durante años se ha buscado la forma de destruir selectivamente las células grasas prescindiendo de todo acto quirúrgico.

La Ultracavitación consiste en un tratamiento no invasivo de aplicación médica que combate la grasa localizada y la celulitis mediante la aplicación de un novedoso equipo de Ultrasonidos de nueva generación de Alta Potencia (10 veces superior a los tradicionalmente usados en estética).

Al ser un ultrasonido de alta potencia, produce una vibración o masaje mecánico que solo penetra hasta 2,5 cm lo cual nos asegura que estamos trabajando directamente en la grasa y no en estructuras mas profundas.


También conocida como lipoescultura sin cirugía, es una técnica no-invasiva (sin cirugía) para moldear el cuerpo y eliminar adiposidades localizadas que logra resultados altamente satisfactorios en reducción de volumen desde las primeras sesiones y también celulitis si lo combinamos con Radiofrecuencia Tripollar.

Lipoescutura 

Es a partir del desarrollo de equipos específicos de última generación, cuando podemos disponer de una autentica capacidad de tratamiento permanente de lipodistrofias o grasas localizadas.

A diferencia de los anteriores equipos de ultrasonidos, se utilizan frecuencias de mayor penetración, con mayor capacidad de compresión y de menor efecto térmico. Con esto se consigue generar campos de cavitación estable, lo que provoca la creación de micro burbujas con mayor tamaño de forma continua y controlada lo que permite mayor capacidad y efectividad. Las burbujas así creadas, acumulan energía hasta implosionar y colapsarse, este proceso libera una energía superior a 100 kgrs. por cm2. Al recrear este fenómeno en el agua contenida en el líquido intersticial del tejido adiposo, las células adiposas son expuestas a una sobrepresión tal que provocan la separación de paquetes en los nódulos grasos y la ruptura de la membrana o paredes celulares. Con lo que provocamos la destrucción selectiva e incruenta de la célula adiposa.

A su vez, al implosionar una burbuja tan grande, genera un microjet de alta presión que es lanzado contra otros adipocitos creando una reacción en cadena, lo que aun incrementa más la capacidad de acción. Esta implosión, favorece la rotura de las grasas ahora liberada de sus membranas en cadenas más cortas excretando así, ácidos grasos libres y glicerol, los cuales son eliminados de forma natural a través de los sistemas urinario, y linfático y a través de las heces. En algunos casos pude complementarse con drenaje linfático manual.

Es un tratamiento indicado para aquellas personas sanas que no tienen problemas hepáticos o renales, que quieren mejorar el aspecto de su cuerpo sin tener que acudir a la cirugía. Nos permite realizar tratamientos de depósitos grasos localizados y celulitis. Muy apropiado para abdomen, caderas, cara interna de muslos y rodillas, brazos y espalda.

No tiene ningún efecto secundario, no es doloroso (tan sólo se nota un cierto calor en la zona tratada) y no necesita prueba de alergia, en ciertos casos es necesario un simple análisis de sangre (Hepatograma). Tan sólo se recomienda utilizar antes y después del tratamiento mucha hidratación.

Se aplica directamente sobre la piel, donde previamente aplicaremos un gel conductor y el paciente no percibe ningún tipo de dolor o molestia. De hecho el tratamiento es muy agradable, solo se percibe una pequeña vibración y un leve calor en la zona tratada.

Los resultados son progresivos, no obstante tras la primera sesión ya es apreciable una mejoría importante en la reducción del perímetro y la eliminación progresiva y permanente de acúmulos adiposos. La cavitación sola puede producir flaccidez; cosa que por cierto es lógica, ya que al reducir volumen graso (contenido), la piel se afloja (continente). Aquí es necesario recurrir a complementar el tratamiento con otros métodos como la Radiofrecuencia Tripollar y/o la mesoterapia según se considere para cada paciente.

Transcurridos varios días de la primera sesión se manifiesta la reducción de volumen de los acúmulos grasos.

El auge de estos nuevos planteamientos terapéuticos no invasivos o mínimamente invasivos se debe al hecho de ser procedimientos correctores de los signos orgánicos, funcionales y/o estéticos muy efectivos, sin tener que pasar por el quirófano y evitando en la medida de lo posible la anestesia, el postoperatorio y las largas recuperaciones.

No existe inflamación ni alteración de los tejidos circundantes, por lo que no hay tiempo de reposo tras el tratamiento.

Es un tratamiento indoloro y seguro

No requiere intervención quirúrgica

Los resultados se hacen evidentes en las primeras semanas

Util para tratar la grasa superficial y acúmulos grasos localizados.

 

Esmeralda 1066 12° Piso, Dpto. “H”, CABA
Buenos Aires, Argentina
Whats: 11-4478-8613

Sobre Mónica Bey
Médica egresada de la UBA en 1981. Especialista en Cirugía Plástica y Reparadora, Certificado de Especialista otorgado por el Ministerio de Salud y Acción Social en 1988, completó su especialización en el Hospital Nacional “Dr. Alejandro Posadas” y en el “Hospital de Quemados”.
En los últimos 22 años la Dra Bey además de ejercer su profesión de manera tradicional, se ha especializado en tratamientos estéticos no invasivos: Radiofrecuencia para Flaccidéz Facial, Corporal y Celulitis; Estrías; Laser para Depilación-Manchas-Rejuvenecimiento, Luz Pulsada; Ultrasonido; Rellenos de corta, mediana y larga duración; Toxina Botulínica; Mesoterapias.


Recibí novedades en tu Email

Tu e-mail (requerido)